Buscar

13 palabras


Hoy les comento sobre 13 palabras, libro de Lemony Snicket (el autor de “Una serie de eventos desafortunados”, 13 libros que, desafortunadamente, por una serie de eventos editoriales poco felices, jamás llegaron a nuestro sureño continente traducidos y completos (los pocos que pudieron leer la saga entera por estos países nuestros lo hicieron, como yo, en la edición original en inglés).

Lemony Snicket es un seudónimo del autor estadounidense Daniel Handler; además de los muchos libros que editó con seudónimo, Daniel tiene varios libros publicados con su propio nombre, en su mayor parte “juveniles” (algunos excelentes, como Y por eso rompimos, Adverbios, tan buenos como difíciles de conseguir).

Pero sí nos llegó 13 palabras, un libro ilustrado (libro álbum, sí, cumple la normativa para ser considerado así) publicado entre nosotros en una edición hermosa, tapa dura, buen papel y con colores perfectos, por la editorial Limonero, y con una excelente traducción al castellano, de Lilia Mosconi (y no es un texto fácil de traducir, pues por más que el cuento sea relativamente corto, está armado alrededor de ciertas palabras específicas (algunas muy infrecuentes en nuestro uso cotidiano), de su sonoridad y de sus sentidos.

El libro se estructura a partir del cumplimiento de lo que el título promete (y lo que la contratapa enumera): se dan 13 palabras. Una por una, y para cada una hay un texto que la acompaña y que hace avanzar la historia.

La primera doble página, por ejemplo, nos dice:

Palabra número 1:

pájara

La pájara se posa

sobre la mesa.

Y ya habiendo sido presentada la protagonista principal del libro (no la única), a vuelta de página se plantea el conflicto:

Palabra número 2:

alicaída

La pájara está un poco alicaída.

Tan triste está la pájara, que salta de la mesa en busca de algo que le alegre el día.

En adelante, en las siguientes páginas y palabras, aparecen amigos y conocidos y desconocidos de la pájara que intentarán ayudarla para que deje de estar tan alicaída. No les voy a adelantar cuáles son esas curiosas tareas, ni cuál es el resultado final del plan, pero les aseguro que es inesperado. Todo es inesperado en este libro, incluso las palabras elegidas, que van desde las muy sencillas (“torta”, “perro”) hasta las rarísimas (“convertible”, “accesorios”, “mezzosoprano”).

Y todo funciona deliciosamente aceitado en el mar de las ilustraciones de Maira Kalman, coloridas, plásticas, chagallescas, con esa hermosa pájara azul que a veces lee filosofía con sus anteojitos bifocales, a veces ríe con la mirada y otras, las más, está tan triste que no lo puede ocultar ni tapándose bajo un sombrero con penacho.

Aunque me dan ganas, no voy a espoilear. Pero si pueden, consíganse 13 palabras, es uno de esos libros que uno relee con entusiasmo (exultante, diría Lemony) encontrando nuevos sentidos en las imágenes, en las palabras y en su interrelación; un libro de esos que uno elige cuando intenta, inútilmente, hacer un listado de los libros bellos que tiene en el estante especial. Y si lo imaginan regalar, probablemente querrán dos, para quedárselo ustedes también.

Recomendado.


219 vistas