Buscar

Detrás de los cristales


Me tomé unos cuantos muy meses de descanso, pero ya me estuve estoqueando en la feria del libro y aquí estoy de nuevo para comentar norreseñar algunos de los libros que adquirí (por compra, regalo u otras circunstancias) y que me gustaren.

Empiezo, ya que aquí en Buenos Aires no nieva pero llueve y llueve, por “Detrás de los cristales” (SM, 2018, colección El Barco de Vapor, serie roja), de la genia de Ángeles Durini (de quien ya comenté la excelente novela “Playa de almas”, publicada en Edebé). Esta novela recibió mención especial del jurado en el premio El Barco de Vapor 2017 en la Argentina. Por suerte no ganó (suerte para mí, digo :) ). La edición es de la amiga Cintia Roberts; las ilustraciones, de Silvi Hei.

Me encantó este libro. A partir de una anécdota pequeñita (nieva en Buenos Aires, una ciudad donde eso pasó solamente dos veces en los últimos trescientos años) acompañamos a Elvira, desde su presente como anciana hasta el recuerdo de cuando era una niña pequeña y nevó por primera vez en dicha ciudad. En ese momento estaba enferma, y aunque quiere que la dejen salir a mirar la nieve, eso quizá no suceda.

Esta novela histórica nos va contando una historia familiar de inmigrantes conmovedora y cercana, como tantísimas historias de inmigrantes que forman estas tierras y nos forman a nosotros, donde algunos elementos (una muñeca, un nombre difícil de pronunciar, una poeta que declamará sus versos, la inusual pero omnipresente nieve) se van entretejiendo en la narración con maestría. Está muy bellamente escrita la novela, todo el tiempo uno se encuentra con frases que debe releer y degustar, y la autora va armando un ritmo y un clima muy particulares y atractivos, al avanzar las páginas.

Por más que lo que se cuenta pasó hace muchísimos años, uno lo siente muy cercano, no es nada acartonada la historia, no siente uno esa distancia que a veces impone la narración histórica. Los poemas de Alfonsina Storni, tan sensibles como sencillos, van pespunteando ese contrapunto de historia y palabras y sentimientos en la historia de Elvira niña y Elvira anciana.

Las ilustraciones de Silvi Hei son muy adecuadas para esta historia: nevadas de un gris omnipresente, con solo algunas pinceladas de color, te ayudan a sumergirte en un clima casi soñado, en un tiempo que no es, en un país de nieve. No conocía a Silvi Hei, tienen algo oriental sus imágenes, una muy interesante propuesta de estilo.

Y eso es todo por hoy, podría decir más pero empezaría a espoilear y la gente se enoja. En síntesis: recomendada novela, no se la pierdan. Ideal para días grises como hoy, aunque también para tardes de sol pleno en cualquier playa.


172 vistas