Buscar

Otto & Kimoti


Este libro, publicado por Ediciones del Naranjo recién recién (2018, colección Un gato gris, edición de Norma Huidobro) es un cuento “basado en hechos reales”, pero Sandra y/o la editora tuvieron el buen tino de no indicarlo en tapa ni al comienzo de la historia.

Aviso que voy a espoilear, pero como ya dije en otras oportunidades, no debería importarte mucho eso, en especial en un breve libro ilustrado.

La historia viene así: Otto, un bebé hipopótamo, es arrastrado por un tsunami que lo separa de su familia, y queda solo y medio muerto sobre la playa. Los humanos que lo encuentran lo llevan a un parque natural, pero el hipopótamo no come, no se baña ni se mueve. Intentan llevarlo junto con otras familias hipopótamas, pero no le dan la menor bola. Lo vuelven a llevar al lugar anterior, donde vive una tortuga gigante (llamada Kimoti), que en un principio no le presta atención, pero luego le ofrece comida y comienzan, paso a paso, una relación que los vuelve inseparables: Kimoti como madre adoptiva del hipopótamo y Otto, llegada la ocasión, como defensor de su lenta pero cariñosa nueva madre.

O sea, esta es una historia de animales, pero es muy sencillo reconocer que en realidad se está hablando de problemáticas humanas: las migraciones forzadas, las pérdidas irreparables y cómo repararlas, la aceptación (o no) del diferente, la familia como un lazo que va más allá de lo biológico, la recomposición de un futuro cuando parece que al doblar la esquina solo nos espera la desgracia.

El resultado, en la genial pluma de Sandra Siemens, es una historia conmovedora, tierna, que conmueve. Y que está hermosamente ilustrada, las imágenes de Cecilia Varela construyen también esa emoción y ese clima; en especial ese hipopotamito trompudo, el mar amenazante, las escenas africanas y los entornos vegetales son una maravilla.

En la última hoja, después del punto final del cuento, se nos avisa que esta es una historia basada en hechos reales, y se dan los nombres verdaderos del hipopótamo bebé y la tortuga gigante (¡junto con una foto de ambos!), que se encontraron en Kenya tras el tsunami que asoló sus costas en 2004.

Un bello libro que me encanta haber encontrado, que ya adopté y del que no me pienso separar más.

Recomendado.


262 vistas