Buscar

El duelo

Este cuento de Walter P. Poser con ilustraciones de Pablo Pino fue publicado por Riderchail en 2020, en su colección Letras Animadas, con la dirección editorial de Gabriela Pérez y la dirección de arte de Carolina Mareque.


Es, en principio, una historia del Lejano Oeste, un western que se centra, como todo buen western, en una escena de duelo y que las ilustraciones van acompañando en un devenir cinematográfico. La prosa de Walter Poser expresa ese clima del western en forma notable, con exactitud poética y, a la vez, con toques de humor, como en la escena inicial, que ya deja planteado el duelo (que recién se resolverá en el final del libro).


Era sábado. Cara Sucia Riskin estaba allí parado. No lo olvidaré jamás.

El sol del mediodía caía recto sobre la polvorienta calle. El silencio podía oírse a kilómetros de distancia. Hasta el viento se acobardó ese día y se fue a soplar a otro pueblo. Yo sudaba, y no sabía si era por el calor o por el miedo. Aunque supongo que era por el miedo.

El reloj de la torre marcaba las doce exactas. La hora pactada para el duelo.

Pero de allí en adelante, la historia vuelva atrás y nos cuenta cómo fue que Lorenzo, recién llegado al pueblo de Riorrevuelto, se ve envuelto en ese duelo que no buscó ni quiso, y al que no tiene muchas chances de sobrevivir, salvo que puedan ayudarlo sus nuevos amigos, Pluma Amarilla (perseguido incansablemente por un loro tan verde como daltónico, obsesionado con recuperar su pluma) y Rocío, dueña de una puntería legendaria. Ambos se proponen ayudar a Lorenzo con su duelo, porque si solo dependiera de sus habilidades con el revólver... bueno, su futuro se vería muy negro, muy pronto. Porque así es en el Oeste (latiguillo que se repite a lo largo de la historia y que me hizo sonreír cada vez).


La historia, como dije, avanza con acción y uno se mete dentro como si fuera una película (y las ilustraciones de Pablo Pino colaboran para que sea muy sencillo ir imaginando cada escena en todos sus detalles). Pero lo que me resultó más notable, y más logrado en la historia, es que esa situación que le pasa a Lorenzo y que está contada como un western podría ocurrirle, con pequeñas variaciones, a un niño cualquiera en cualquier lado: la mudanza a una ciudad nueva, la sensación de no conocer a nadie y no entender lo que sucede, el malentendido que lleva a una pelea, ese conocer gente nueva y recibir, solo porque sí, el invaluable regalo de su amistad... De forma que el relato, a la vez que cuento lejano del Lejano Oeste, se lee en paralelo como una historia muy cercana, como si ese Oeste fuera Ituzaingó o Castelar (o cualquier lugar al oeste de donde ustedes vivan) y los sombreros de vaquero, los caballos y las pistolas con munición de ventosa fueran solo adornos de la memoria para contar un recuerdo entrañable que nos acompaña desde siempre.


Hermoso libro. Recomendado.


105 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo