top of page
Buscar

Hojas de lirio

Este libro con poemas de Roberta Iannamico e ilustraciones de Josefina Calvo fue publicado recién (2023) por Sigmar, en su flamante colección Amapola, dirigida por Valeria Cervero. El libro contó con la edición y corrección de Gustavo Wolovelsky y la dirección editorial de Gustavo Maidana. En la misma colección y por las mismas autoras se publicó también El libro de la brisa.

Me alegró mucho encontrarme con este libro. Por una parte, siempre es una alegría que se publique buena poesía “para chicos” (las comillas van, claro, porque la buena poesía nunca es solo para chicos, incluso si fue pensada o está dirigida primordialmente a ellos). Además, tanto en Sigmar como en muchas editoriales LIJ, hacía falta una colección así: bien editada, bien impresa (es un libro de formato amplio y con buen papel, que se disfruta tener entre las manos), bien pensada (se nota que la imaginó y la dirige alguien que de verdad sabe de poesía), con poemas valiosos y bellos, con ilustraciones que multiplican los sentidos del texto en lugar de anclarlos.


Roberta Iannamico es una gran poeta, y aquí lo muestra con un poemario precioso, por momentos delirante (hojas de-lirio, se llama el libro, recuerden), en el que desfilan, hojas de una planta poética que crece, personajes sorprendentes y múltiples, definidos a veces solo por una acción o una imagen. Poemas que dejan entrever, entre las palabras saboreadas, ese espíritu de rebeldía sorprendida que teníamos (ojalá) en la infancia y quizás (ojalá) aún tengamos. Son poemas que no relatan una historia lineal, que no tienen cierre (¿y por qué lo tendrían?; los finales que finalizan son un mantra de los narradores, no de los poetas), que muchas veces no sabemos con exactitud qué nos cuentan y, sin embargo, queremos volver a leer solo para escucharlos de nuevo.


Vean, por ejemplo, el primer poema del libro, con una linda referencia a los libros de Terramar de Ursula K. Le Guin (el mago que se transforma en otro ser y corre el peligro de que "le quede cómoda" esa nueva forma y no querer volver a ser humano):


Las ilustraciones de Josefina Calvo son delicadas y también poéticas, hechas con collages de elementos simples en tonos quebrados, de líneas curvas y con personajes a menudo reconocibles pero al mismo tiempo insólitos y plenos de fantasía (como un pez sentado en una silla o la salamandra jardinera sobre lirios goteantes que aparece en la tapa del libro).


En fin: no quiero extenderme demasiado, solo vuelvo a saludar el nacimiento de esta nueva colección de poesía, Amapola, y de estas hojas de lirio, que aquí recomiendo.

151 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ser

Aldao

Comments


bottom of page