Buscar

Hacia una teoría del teatro para niños


Hasta ahora, en este blogcito innecesario siempre comenté libros de literatura (por lo general, novelas, también algunos cuentos, alguna vez algo de poesía). Hoy, en cambio, voy a comenzar una miniserie (no, no a lo netflix, lo mío es más modesto) de comentarios norreseñas sobre libros que leí últimamente y que no son ficción literaria. O que no son solamente eso. Pero que están ahí, rondando la literatura, hablando de ella, mojándole la oreja o contándole secretos.

El primero de los libros de esta miniserie, Hacia una teoría del teatro para niños: sobre los hombros de gigantes (largo título, que ya de por sí explicita una postura ideológica y teórica), publicado por Lugar Editorial a fines de 2017, es un libro de teoría literaria sobre teatro infantil. En ninguna de todas esas áreas soy experto yo, así que no sé ni por qué lo leí. Corrijo: sí sé. Lo leí porque Cristian Palacios, el autor, es un capo total, y me encanta cómo escribe (teatro sobre todo, pero también es autor de novelas, cuentos y poemas). También lo vi actuar, y es un gran actor. Así que por eso me animé a abrir este libro y ver qué onda esto del teatro infantil.

Pensé que no iba a cazar un fulbo, y por momentos fue así, porque el libro es serio y denso (no por aburrido, sino por sustancioso e intenso) y de pura teoría de verdad, en un área en la que muy poca gente se pone a producir teoría; pero me gustó mucho: el autor se va subiendo a los hombros de diferentes grandes autores del pasado (no solo autores teatrales), Artaud, Benjamin, Gramsci, Rodari, Freud, Bourdieu, y a partir de sus ideas va rondando y delimitando qué es esto del teatro, y más específicamente, del teatro para niños, si es que tal cosa existe (cuestión que el autor se niega a dilucidar, para que cada lector saque al respecto sus propias conclusiones). No hace listados de obras, ni reglas sobre qué sí y qué no: va a la yugular de la cosa, e intenta analizar qué es el teatro, qué es la literatura, qué es y que implica que una obra sea “para niños”.

El teatro no es solo literatura, aunque hay un texto literario en su corazón. Y no es solo puesta en escena, aunque no existiría sin ella. Es algo diferente, algo más allá de la suma de sus partes. Y dentro del gran mundo del teatro, ¿qué es el teatro para niños? Hay allí (como en la literatura infantil a secas) obritas moralizantes para que los niños aprendan a lavarse las manos o a no decir mentiras, pero esas farsas no llegan a la esencia del verdadero teatro infantil: obras que son capaces, desde su posición doblemente periférica de lo literario (por lo teatral y por lo “para niños”), de cuestionar con mayor profundidad y aspereza los fundamentos mismos de nuestra sociedad y de la realidad en que vivimos o creemos vivir. Esto, entre muchas otras cosas, nos plantea el autor del libro, subido a los hombros de diferentes gigantes.

Y en todo momento Cristian nos aporta ideas y preguntas, buenas preguntas sin únicas respuestas, como para que los temas nos sigan rondando.

Así que esta obra es imperdible para quienes quieran pensar sobre el teatro, sobre la literatura para niños, sobre la literatura, sobre los niños o, en general, para quienes quieran pensar.

Recomendada.


59 vistas