Buscar

Ladrón de vidas


Continúan las norreseñas de libros inquietantes, y les comento hoy una novela de Horacio Convertini publicada por SM recién (2019) en la colección Clásicos Contemporáneos, con la dirección literaria de Cecilia Repetti y la edición de Silvina Díaz.

A continuación de la novela de Horacio, el libro nos trae un estudio crítico y tres de los más famosos cuentos de Edgar Allan Poe: “La verdad sobre el extraño caso del señor Valdemar”, “El corazón delator” y “El gato negro”. La novela se conecta con esos cuentos por el clima ominoso, pleno de inquietud, que se va construyendo y que atrapa al lector a la vez que a los protagonistas.

Y también se conecta con Poe por la aparición del señor Valdemar como personaje; aunque aquí, en “Ladrón de vidas”, Valdemar ya no es una víctima que es hipnotizada para engañar a la muerte, sino un monstruo sobrenatural y poderoso que, bajo la apariencia de un mago-hipnotizador de feria, se roba, como una araña, la vida de las personas que se acercan incautas a su tienda buscando respuestas y encontrando apenas muerte.

La novela nos presenta a una pandilla adolescente de barrio reo, los Piel de Judas, integrada por Pablo (el narrador de la historia), Fernando (el mejor amigo) y Cami (la mejor amiga que pronto se convierte, también, en el incipiente amor tanto de Pablo como de Fernando). Patrullan por las calles ásperas y marginales de Villa Luppi buscando aventuras, prestigio, sobrellevar la miseria, sortear el aburrimiento y el peligro de La Bestia (el matón del barrio), y todo parece llevar hacia un lado... pero de pronto va hacia otro completamente distinto cuando Cami, que intenta develar el misterio del accidente en el cual murieron sus padres, decide investigar en la feria del pueblo de Dignidad (un pueblo maldito que ya aparece en otra inquietante y excelente novela de Horacio, “El misterio de los mutilados”).

Una feria de pueblo, decadente, anacrónica, carente de gracia y de alegría, en la que Pablo y Cami se encuentran con la tienda del maravilloso señor Valdemar: entrar allí es aceptar ingresar a otro mundo, desconocido y tétrico, y pactar con el demonio que los espera, con ojos brillantes y profundos, para prometer y quitar, mostrar lo más buscado y robar, artero y feroz, lo más valioso.

Cuando Pablo despierta del hipnótico trance de esa escena de pesadilla, Valdemar ya no está, su carpa no existe, Cami está inconsciente y solo queda por delante un largo camino hacia un destino incierto y lleno de penumbras.

Claro, la historia recién empieza, pero ya no cuento más para no espoilear y que la lean. Todo está contado con gran maestría, con una prosa fluida y maravillosa, y un impecable manejo de los climas y los tiempos de la narración, como Horacio nos tiene acostumbrados. El autor hasta se permite, cerca del final, hacer una mínima referencia al libro de los mutilados y a “Los que duermen en el polvo”, notable (e inquietante también) novela de apocalipsis zombi porteño en un futuro distópico pero cercano.

En fin: una gran novela de Horacio Convertini, que recomiendo con hipnótico fervor.


71 vistas